Descarga el proyecto de PGDU

Proyecto de PGDU enriquecido con las propuestas ciudadanas durante la Consulta Pública, enviado a la ALDF por el Jefe de Gobierno para su discusión, dictaminación y aprobación

VIDA PÚBLICA

¿Qué?

IMAGEN OBJETIVO - VISIÓN

Hoy, nuestra ciudad está fragmentada, por lo que el PLANCDMX busca una ciudad de encuentros, estructurada y conectada a través de un sistema de espacios abiertos públicos, reverdecidos y de calidad, en donde todos los actores sociales puedan apropiarse y participar de manera continua.

¿POR QUÉ?

DIAGNÓSTICO / PRONÓSTICO

Calles, plazas, glorietas, banquetas, parques y bosques son los elementos que componen el sistema de espacios públicos de la ciudad. En él, es posible el encuentro de todos los habitantes; es el lugar en donde es posible la expresión ciudadana, en donde se reúnen todos los actores sociales, independientemente de su condición socioeconómica, etnia y religión. Su calidad es directamente proporcional a la calidad de vida de los habitantes, ya que se constituye, por excelencia, como el lugar común de todos los ciudadanos.

En nuestra ciudad el 9.5% de la superficie es espacio público, lo que representa un promedio de 5m2 por persona. Desafortunadamente, la ciudad presenta ciertos problemas que es necesario resolver, como su distribución dispareja, su mala calidad, la presencia del comercio informal que provoca su rápido deterioro, especialmente en las calles del Centro Histórico, así como la falta de accesibilidad, continuidad y seguridad para todos los ciudadanos que lo utilizan. Necesitamos más y mejores espacios públicos, que fomenten la cohesión social, la participación de todos los actores de la sociedad y que colaboren con la consolidación de identidades urbanas.

Para ello, es importante consolidar un sistema que conecte toda la ciudad a partir de sus calles y de sus plazas, así como recuperar los espacios en desuso que, actualmente, se caracterizan por ser zonas peligrosas, deterioradas y abandonadas que presentan poca actividad, pero que pueden convertirse en espacios que den vida a nuestros barrios y zonas cotidianas.

Los bosques y barrancas de la ciudad, que componen nuestras áreas de valor ambiental (son ambientes que han sido modificados por el hombre, que requieren de su cuidado y protección para que sigan conservando sus características naturales) se encuentran colindantes con la mancha urbana y su preservación está continuamente amenazada.

Una de las modalidades de financiamiento de las obras de espacio público es a partir de esquemas de inversión público-privada que pueden colaborar al funcionamiento competitivo de la ciudad. Esto permite que se presenten actividades variadas que convoquen a distintos grupos sociales y consoliden espacios públicos dinámicos con continua ocupación en diversos horarios, lo que promueve la seguridad de los ciudadanos. Sin embargo, estos esquemas requieren de un marco regulatorio que proteja a la ciudad de la privatización y del beneficio de grupos privados a partir de terrenos públicos.

¿CÓMO?

ESTRATEGIAS Y LÍNEAS DE ACCIÓN

El espacio público que conecta y vincula de manera transversal a toda la ciudad es, por excelencia, la calle, por lo que se considera pertinente su mejoramiento a través de su infraestructura y mobiliario.

Por otra parte, es necesario ampliar el espacio público de la ciudad, por lo que debería ser incluido como eje estructural de los proyectos y programas urbanos, así como es necesaria la transformación de espacios abandonados o deteriorados (como bajo puentes o camellones) en espacios públicos de calidad, el fortalecimiento de los lineamientos generales de diseño, planeación, desarrollo y mantenimiento de los mismos y la integración de acciones de organización y participación ciudadana.

Este proceso debe estar acompañando de un mejoramiento del medio ambiente urbano, a partir de más y mejor mantenimiento de espacios abiertos para que sean sustentables y así disminuir los efectos del cambio climático. También es necesaria la reconversión de espacios residuales o infraestructura lineal subutilizada o deteriorada en áreas verdes públicas.

Consideramos importante impulsar el desarrollo de tecnologías sustentables y políticas de resiliencia para que nuestra ciudad esté preparada para nuevos cambios. Esto se logra a partir de impulsar la estrategia de resiliencia para reducir riesgos desde la innovación y la capacidad de adaptación, actualizar y reforzar las acciones de impacto urbano y ambiental para desarrollos, así como promover certificaciones ambientales, reforzar el sistema de información de riesgos y resiliencia de manera coordinada y establecer ecotecnias en los proyectos de turismo de la zona rural.

Para mejorar nuestros bosques, plazas, calles y parques necesitamos implementar instrumentos de financiamiento para una redistribución equitativa de las cargas y beneficios de estos proyectos, de manera que toda la población se beneficie. Esto puede lograrse a partir de la creación de calles peatonales, camellones o plazas en zonas con potencial comercial de pequeña y mediana escala, también deben aplicarse instrumentos que permitan recuperar y redistribuir, equitativamente, las plusvalías que genera el desarrollo urbano.

A su vez, este proceso debe de estar pensado de manera coordinada, por lo que resulta necesario actualizar las políticas urbanas en sus distintas escalas y sectores.

La voz de todos cuenta, por lo que necesitamos fortalecer y promover nuevos modelos de participación ciudadana para el desarrollo urbano, a partir de informar a la población de manera transparente y clara sobre proyectos urbanos de gran escala y abrir nuevos espacios para la participación de todos.

¿DÓNDE?

TRANSVERSAL

En toda la ciudad.