Descarga el proyecto de PGDU

Proyecto de PGDU enriquecido con las propuestas ciudadanas durante la Consulta Pública, enviado a la ALDF por el Jefe de Gobierno para su discusión, dictaminación y aprobación

PARTICIPACIÓN

Definición

La gobernanza se refiere a la toma de decisiones basada en la organización de diversos actores —político, social, académico y empresarial— con diferentes intereses y necesidades. Abarca la legislación, los instrumentos y los mecanismos de participación en el desarrollo urbano, a través de los cuales la ciudadanía y los grupos articulan sus intereses, dirimen sus diferencias e inciden en las acciones del gobierno de la Ciudad de México. En esta dirección, el CONDUSE incluyó tres mesas de trabajo: Legislación e Instrumentos para el Desarrollo Urbano, Derecho a la Ciudad y Planeación y Gestión Participativa.

¿QUÉ?

Hacia una Ciudad más Participativa y Democrática

La Ciudad Participativa y Democrática posee una normatividad e instrumentos de regulación, control y promoción del desarrollo urbano actualizados que están vinculados entre sí de manera integral y transversal, en todos los niveles de gobierno, con las dependencias correspondientes y la ciudadanía. Bajo este modelo, las capacidades de gestión del gobierno son fortalecidas a partir de mecanismos de transparencia, rendición de cuentas y modernización administrativa. La participación ciudadana se convierte en un eje fundamental de la planeación urbana y existen mecanismos claros y efectivos a través de los cuales la población expresa su opinión e incide en la definición de las políticas públicas de la ciudad. Se cuenta con una ciudadanía más informada y corresponsable en torno a las políticas de desarrollo urbano y ordenamiento del territorio.

¿QUÉ?

Hacia una Ciudad más Participativa y Democrática

La Ciudad Participativa y Democrática posee una normatividad e instrumentos de regulación, control y promoción del desarrollo urbano actualizados y vinculados entre sí de manera integral y transversal en todos los niveles de gobierno, con las dependencias correspondientes y la ciudadanía. Bajo este modelo, las capacidades de gestión del gobierno son fortalecidas a partir de mecanismos de transparencia, rendición de cuentas y modernización administrativa. La participación ciudadana se convierte en un eje fundamental de la planeación urbana con mecanismos claros y efectivos, a través de los cuales, la población expresa su opinión e incide en la definición de las políticas públicas de la ciudad. Se cuenta con una ciudadanía más informada y corresponsable en torno a las políticas de desarrollo urbano y ordenamiento del territorio.

¿CÓMO?

A través de una gobernanza urbana integrada: coordinación interinstitucional, actualización de normas y procedimientos, cooperación entre los diferentes sectores, nuevos mecanismos de participación ciudadana y el reforzamiento de las capacidades institucionales.

1. Armonizar y actualizar las políticas urbanas en sus distintas escalas y sectores.

  • Actualizar la Ley de Desarrollo Urbano y su Reglamento según las demandas actuales.
  • Actualizar los Programas Delegacionales y Parciales de desarrollo urbano.
  • Revisar y actualizar las Normas Generales de Ordenación.

2. Fortalecer y promover nuevos modelos de participación ciudadana para el desarrollo urbano.

  • Participación ciudadana en las acciones de impacto urbano y ambiental de desarrollos privados.
  • Informar a la población de manera transparente y clara sobre proyectos urbanos de gran escala.

3. Mejorar las capacidades institucionales.

  • Coordinación intersecretarial y federal a partir del Consejo de Desarrollo Urbano Sustentable.
  • Hacer más sencillos, claros y transparentes los trámites de desarrollo urbano.
  • Desarrollar un Código Urbano que defina los procedimientos administrativos del desarrollo urbano.

4. Impulsar la planeación urbana desde los barrios como elemento social del territorio.

  • Fomentar la participación ciudadana en el diseño de proyectos barriales que renueven, mejoren y den mantenimiento a espacios comunitarios.

¿POR QUÉ?

Los Consejeros plantearon que la ciudadanía permanece excluida del circuito de toma de decisiones de la Ciudad debido a la ausencia de espacios de participación sustantiva, razón por la cual, los mecanismos existentes de participación tienen que fortalecerse a partir de la información accesible, sistematizada y confiable y del fortalecimiento de la corresponsabilidad gobierno-ciudadanía (Documento de Integración de los Talleres de Participación Ciudadana del CONDUSE, 2016).