Descarga el proyecto de PGDU

Proyecto de PGDU enriquecido con las propuestas ciudadanas durante la Consulta Pública, enviado a la ALDF por el Jefe de Gobierno para su discusión, dictaminación y aprobación

HABITABILIDAD

Definición

La Habitabilidad Urbana está determinada por la relación y la adecuación entre el hombre y su entorno. Se refiere a cómo cada una de las escalas territoriales es evaluada según su capacidad de satisfacer necesidades humanas de subsistencia, protección, participación e identidad.

¿QUÉ?

Hacia una ciudad más habitable

La Ciudad Habitable se logra con una coordinación intergubernamental efectiva a nivel regional, metropolitano y local, con base en un nuevo marco institucional de coordinación entre autoridades de la Ciudad, el gobierno federal y los municipios conurbados. Se consolida el modelo de desarrollo urbano orientado al transporte, mediante un sistema multimodal de movilidad articulado a escala metropolitana y local. La infraestructura de agua, drenaje y energía eléctrica se aprovecha en su máximo potencial, mediante la compactación y redensificación del territorio. El Patrimonio Cultural Urbano se considera uno de los ejes de las identidades urbanas y es protegido, conservado y catalogado coordinadamente por los organismos públicos con la participación de la ciudadanía.

Los Consejeros plantearon tres asuntos primordiales a resolver:

  • La planeación eficiente de la ciudad
  • La coordinación en los diferentes niveles de gobierno
  • Los mecanismos de participación ciudadana para la toma de decisiones.

La interrelación de estos factores podría ayudar a revertir la inequidad en el acceso a los servicios públicos, fomentar la regeneración de las áreas abandonadas, detener la pérdida del patrimonio histórico-cultural y mejorar la coordinación metropolitana (Documento de Integración de los Talleres de Participación Ciudadana del CONDUSE, 2016).

Este eje está compuesto por los siguientes temas:

  • Integración metropolitana
  • Movilidad urbana integrada
  • Infraestructuras y equipamientos
  • Elementos de patrimonio cultural urbano
  • Mejoramiento barrial

¿CÓMO?

Se busca un desarrollo integral que promueva la vivienda cercana al transporte público estructurado y a los servicios. Para conseguirlo, se requiere mejorar la infraestructura y el equipamiento de las colonias y barrios, así como definir una reserva territorial a través del reciclamiento de zonas en desuso, integrando la participación ciudadana y respetando la identidad y cultura de cada área, a través de la revitalización y protección del Patrimonio Cultural Urbano.

1. Promover que más gente viva y trabaje cerca de barrios con transporte público estructurado y servicio de agua.

  • Más vivienda, servicios y comercio cercanos al transporte público estructurado con tienditas a nivel de calle.
  • Reducir el uso innecesario del automóvil y hacer calles seguras con prioridad para los peatones.
  • Recursos para más y mejor transporte público de calidad.

2. Mejoramiento barrial y comunitario.

  • Mejorar la infraestructura y mobiliario urbano de las calles.
  • Fortalecimiento de los programas de mejoramiento vecinal y barrial.
  • Apoyar los pequeños comercios vecinales.

3. Proteger y revitalizar el Patrimonio Cultural Urbano.

  • Programa permanente para cuidar los monumentos y zonas patrimoniales.
  • Apoyos económicos y administrativos a particulares que ayuden a conservar el Patrimonio Cultural Urbano.
  • Sancionar la destrucción ilegal del patrimonio construido.
  • Programa de mejoramiento del patrimonio cultural público con mecanismos de participación y vigilancia ciudadana.

4. Promover zonas con potencial de desarrollo y reciclamiento.

  • Revitalizar zonas deterioradas que ofrezcan más y mejores opciones económicas.
  • Priorizar la sustentabilidad y el espacio público para las nuevas construcciones en zonas deterioradas o abandonadas.

¿POR QUÉ?

Reconfiguración del entorno metropolitano

El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) representará un doble desafío: por un lado, propiciará un cambio en la estructura urbana y consolidará un nuevo polo de desarrollo en el oriente de la Ciudad; por otro lado, se desplazarán actividades empresariales y de empleos hacia los municipios mexiquenses, lo cual exigirá nuevas acciones de fomento económico y urbano para resarcir la pérdida de empleos. Sin embargo, a partir de 2020, cuando deje de funcionar el actual Aeropuerto, se contará con una reserva territorial inédita (761 has) para promover un desarrollo territorial más equitativo que permita cerrar la brecha entre el oriente y poniente de metrópoli.

Al poniente de la Ciudad se acentuará el proceso de conurbación con la Zona Metropolitana de Toluca, siendo este municipio, después de los municipios mexiquenses de la ZMVM, el que mayor población expulsó a la Ciudad (7,703) en 2015, y con la puesta en marcha del tren interurbano Toluca-Observatorio en 2017, se anticipa que la dinámica de movilidad entre estas zonas se incrementará.

Este escenario plantea la necesidad de avanzar en la construcción de una planeación metropolitana vinculante, capaz de armonizar los instrumentos para el desarrollo urbano y ordenamiento del territorio bajo criterios de sustentabilidad. Asimismo, la asignación presupuestal del Fondo Metropolitano (por jurisdicciones estatales) tendrá que revisarse, pues en la práctica no produce los incentivos necesarios para que sus operadores hagan una toma de decisiones coordinada y, en consecuencia, apegada a criterios de eficiencia y eficacia para solucionar los problemas de integración metropolitana del Valle de México.