Descarga el proyecto de PGDU

Proyecto de PGDU enriquecido con las propuestas ciudadanas durante la Consulta Pública, enviado a la ALDF por el Jefe de Gobierno para su discusión, dictaminación y aprobación

CULTURA

¿Qué?

IMAGEN OBJETIVO - VISIÓN

Hoy nuestra ciudad no está cuidando y aprovechando plenamente el patrimonio que tiene, por lo que el PLANCDMX busca una ciudad que viva su historia y su cultura, en donde el patrimonio sea protegido, conservado, revitalizado y catalogado de manera coordinada por las instituciones correspondientes y con la participación de todos. Una ciudad donde se protejan usos y costumbres de sus pueblos originarios, así como sus entornos ambientales y en donde se renueven los mecanismos de financiamiento para que todos podamos disfrutar y vivir nuestra cultura.

¿POR QUÉ?

DIAGNÓSTICO / PRONÓSTICO

Nuestra ciudad cuenta con siete siglos de vida y cultura. En ella se pueden recorrer, visitar y disfrutar una gran variedad de zonas y monumentos patrimoniales que constituyen un acervo con 310 sitios arqueológicos, 7,000 monumentos históricos, 6,979 monumentos de los siglos XX y XXI y 222 inmuebles religiosos.

El Centro Histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, concentra 2,411 de estos monumentos.

Este último es un ejemplo de muchos barrios que existen desde 1325 y que se definen como testigos de la historia de la ciudad, como el barrio de San Ángel en la Delegación Álvaro Obregón, la Villa en Gustavo A. Madero y el barrio de Tacuba en Miguel Hidalgo, así como Coyoacán, Magdalena Contreras, Milpa Alta y Tlalpan. Muchos de estos pueblos originarios se localizan en zonas rurales que están continuamente amenazadas por el crecimiento de la ciudad, lo que pone en peligro el equilibrio del medio ambiente. Todos estos barrios necesitan de nuestro cuidado, necesitan que se protejan sus monumentos y que se respeten sus tradiciones, usos y costumbres y que no sean puestos en una situación vulnerable de riesgos ambientales.

Este amplio acervo es una riqueza que debemos proteger y actualizar la información que tenemos sobre cada uno de ellos, así como las estrategias para su cuidado. Actualmente el 70% de los monumentos registrados son de propiedad privada, lo que limita tanto su protección como el disfrute por parte de todos los ciudadanos. La falta de una catalogación efectiva y evaluación de sus condiciones físicas y legales pone en riesgo su mantenimiento y supervivencia.

Proponemos cuidar nuestros monumentos, sitios arqueológicos, barrios originarios, cuidar nuestra historia y reforzar nuestra identidad, tanto de manera local como en el resto del país y del mundo. La riqueza de nuestra cultura e historia son unas de las razones por la cuales la Ciudad de México atrae a tantos visitantes. El turismo puede ser una fuente económica importante, pero debe de contar con lineamientos para asegurar la larga vida de sus activos.

La posibilidad de que todos tengamos el derecho a dar nuestra opinión sobre cómo cuidar nuestra herencia es importante. Por lo que es valioso replantearnos qué cambios culturales necesitamos realizar como sociedad para lograrlo, además de estar al tanto de las diversas maneras de participar.

¿CÓMO?

ESTRATEGIAS Y LÍNEAS DE ACCIÓN

Se busca favorecer el desarrollo integral de los Pueblos y Barrios Originarios, a partir de la creación de un catálogo unificado que contemple a cada uno de ellos, respetar las costumbres y tradiciones de los pueblos y barrios originarios en las construcciones urbanas públicas o privadas, definir proyectos comunitarios de patrimonio y conocimiento tradicional, mejorar la calidad de vida y definir procesos de empoderamiento de las mujeres indígenas que pertenecen a los barrios originarios.

En este cuidado, es importante mejorar nuestros barrios y su desarrollo comunitario, a través del apoyo a los pequeños comercios vecinales. La revitalización de nuestra herencia y el cuidado de nuestros monumentos debe garantizar el acceso a personas en situación de vulnerabilidad. Además, se considera importante impulsar la equidad de género en las políticas públicas del desarrollo urbano.

Este proceso debe ir acompañado de un mejoramiento del medio ambiente urbano, a partir de más y mejor mantenimiento de espacios abiertos para que sean sustentables y así disminuir los efectos del cambio climático. El cuidado de nuestro ambiente nos permitirá continuar relatando los sucesos de hoy, que en un mañana formarán parte de nuestra historia. Aunado a ello, se considera importante impulsar el desarrollo de tecnologías sustentables y políticas de resiliencia, a partir de potenciar el desarrollo de ecotecnias en los proyectos de turismo de la zona rural de la ciudad en donde se emplazan los barrios originarios.

Los beneficios que se generen a partir del cuidado de nuestra herencia deben ser redistribuidos de manera equitativa, a partir de la recuperación pública del aumento del valor de un predio o edificio por mejoras.

Los proyectos de conservación y de carácter cultural deben de desarrollarse de manera coordinada, por lo que resulta necesario actualizar las políticas urbanas en sus distintas escalas y sectores.

La voz de todos cuenta, por lo que necesitamos fortalecer y promover nuevos modelos de participación ciudadana para el desarrollo urbano, a partir de informar a la población de manera transparente y clara sobre proyectos urbanos de gran escala y abrir los espacios para la participación de todos en las acciones de impacto urbano y ambiental de desarrollos privados.

¿DÓNDE?

ÁREAS DE ACTUACIÓN DE PROTECCIÓN PATRIMONIAL

En la actualidad existen 176 polígonos que se definen como Área de Conservación Patrimonial (ACP). Estos sectores poseen valores históricos, culturales, arquitectónicos, paisajísticos y arqueológicos, que cuentan con un conjunto de elementos representativos de la evolución de la ciudad.