Descarga el proyecto de PGDU

Proyecto de PGDU enriquecido con las propuestas ciudadanas durante la Consulta Pública, enviado a la ALDF por el Jefe de Gobierno para su discusión, dictaminación y aprobación

CONECTIVIDAD

¿Qué?

IMAGEN OBJETIVO - VISIÓN

Hoy nuestra ciudad se caracteriza por la dispersión y eso perjudica a una gran cantidad de la población, por lo que el PLANCDMX busca una ciudad más cercana a partir del desarrollo del transporte público para acercar las viviendas a los empleos, los servicios y los sistemas integrados de movilidad, aprovechando la infraestructura al máximo potencial, mediante la compactación y redensificación del territorio.

¿POR QUÉ?

DIAGNÓSTICO / PRONÓSTICO

Los altos costos de vida y de vivienda en las zonas centrales de la ciudad y las zonas cercanas a los centros de trabajo han generado que muchos ciudadanos hayan ido mudándose a zonas más alejadas de la ciudad. En el último censo se detectó que la Ciudad expulsó a 301,755 habitantes al Estado de México y que éste envió 158,226, dando un saldo negativo a la ciudad. Esto provoca que gran cantidad de la población tarde más de dos horas en trasladarse desde su vivienda a su trabajo o estudio. El 60.6% lo realiza partir del transporte público de baja capacidad (los peseros), el 29% en coches y sólo el 8% lo hace en transporte público masivo. El gran tiempo destinado a trasladarse y el mal estado en el que se encuentra el transporte disminuye fuertemente la calidad de vida de nuestra población.

La poca variedad de opciones para vivienda, tanto en costo, tipo y tamaño en las zonas centrales, son una de las causas de este proceso, por lo que se considera necesario construir más viviendas cercanas a los centros de trabajo y comercio que nos ayuden a revertir este mecanismo. Históricamente se ha podido dividir a las delegaciones en tres grupos, las que han perdido población, las que han crecido en población y las que primero perdieron población pero luego la recuperaron.

El hecho de que la vivienda esté alejada del trabajo no sólo provoca mayor tiempo de traslado, sino también tiene un costo social y ambiental alto. En la Ciudad de México hay 5 millones de vehículos, que consumen 46 millones de litros de gasolina, que son directamente proporcionales a las emisiones contaminantes. Esto ha provocado una mala calidad del aire y numerosas situaciones de contingencia ambiental.

Apostar por el transporte público integrado, de cobertura metropolitana, que ofrezca un transporte público limpio, eficiente y seguro, también ayudará al desarrollo económico de muchas zonas de la ciudad, incrementando la competitividad al agilizarse el intercambio de bienes y servicios, fomentando el desarrollo de diversas zonas de la ciudad, compactando su extensión y generando un funcionamiento más eficiente.

Contar con un territorio cercano implica una coordinación metropolitana que , actualmente, no es eficiente, en donde los sistemas de movilidad no son pensados de manera integral y en donde los sectores de gobierno actúan de manera independiente y con medidas a corto plazo.

¿CÓMO?

ESTRATEGIAS Y LÍNEAS DE ACCIÓN

Para lograrlo, es necesario promover que más gente viva y trabaje cerca de barrios con transporte público estructurado y servicio de agua, a través de construir más vivienda, servicios y comercio cercanos a los mismos, reducir el uso innecesario del automóvil, hacer calles seguras con prioridad para los peatones e invertir recursos para más y mejor transporte público de calidad.

El crecimiento de estas zonas debe de ir acompañado del aumento y la diversificación de la oferta de vivienda para la nueva estructura demográfica, a través de fomentar vivienda accesible y social cercana al transporte público y servicios públicos de calidad y de la disponibilidad de vivienda en renta para todo tipo de habitantes: jóvenes, familias sin hijos y adultos mayores, para que cuenten con espacios accesibles y seguros para todos.

Este desarrollo de la ciudad debe garantizar infraestructura y equipamiento urbano a personas en situación de vulnerabilidad, a través de dotar de equipamiento urbano adecuado y seguro, y de impulsar la equidad de género en las políticas públicas de desarrollo urbano.

Este crecimiento debe estar acompañando de un mejoramiento del medio ambiente urbano, a partir de más y mejor mantenimiento de espacios abiertos para que sean sustentables y así disminuir los efectos del cambio climático. También, es necesaria la reconversión de espacios residuales o infraestructura lineal subutilizada o deteriorada en áreas verdes públicas.

Este desarrollo tiene que ir acompañado del potenciamiento de la competitividad de las economías locales, a través de la presencia de comercios a nivel de calle en viviendas, en predios frente a espacios públicos, estaciones de transporte, avenidas principales y estacionamientos públicos, así como del mejoramiento de los mercados públicos y la consolidación de calles comerciales barriales, a través de crear calles peatonales, camellones o plazas.

El crecimiento de nuestra ciudad debe contemplar una distribución equitativa de los beneficios que logrará, a través de establecer corredores de usos mixtos y de una recuperación pública del aumento del valor de un predio o edificio por mejoras.

A su vez, este proceso debe de estar pensado de manera coordinada, por lo que resulta necesario actualizar las políticas urbanas en sus distintas escalas y sectores.

La voz de todos cuenta, por lo que necesitamos fortalecer y promover nuevos modelos de participación ciudadana para el desarrollo urbano.

¿DÓNDE?

ÁREAS DE ACTUACIÓN CON POTENCIAL DE DESARROLLO Y DE INTEGRACIÓN METROPOLITANA

Las áreas de actuación con potencial de desarrrollo y de integración metropolitana son zonas de la ciudad que se encuentran cercanas a los sistemas de transporte público estructurado y que, a su vez, no presentan problemas de riesgos naturales. Son áreas que han perdido población pero que tienen posibilidad de densificarse, ya que cuentan con servicios de agua potable.

A su vez, también se toman en cuenta las zonas de conexión de las delegaciones con los municipios del Estado de México, que reciben gran cantidad de población por los flujos de movilidad y actividades económicas presentes.